Barbacoa faccile de carne EROSKI

¡Una barbacoa “faccile” para chuparse los dedos!

Con la llegada del verano, ¡vuelve la temporada de barbacoas! Es momento de desempolvar la parrilla, elegir la carne que más te guste ¡y dar vuelta y vuelta!

Además, en EROSKI ¡te lo ponemos “faccile”! Con soluciones frescas, ya preparadas y listas para cocinar. ¡Descúbrelas en nuestro súper online!

Consejos para triunfar en una barbacoa

A todos nos gusta sorprender a nuestros amigos con una barbacoa, así que si no tienes mucha experiencia, coge papel y boli que aquí te dejamos una serie de consejos para que te conviertas en el rey de la parrilla.

Planificar el menú. En primer lugar, debemos diseñar un menú equilibrado. Aunque para la mayoría de nosotros la carne es la reina de la barbacoa, conviene reservar también un espacio para asar unas brochetas de verduras, o preparar unas ricas ensaladas como acompañamiento, ¡nuestro estómago nos lo agradecerá!

Calcular las raciones. Tan importante como que planifiquemos el menú es que realicemos unas compras acordes a las personas que comeremos. Si pensamos en la barbacoa como “plato único”, la cantidad aconsejable es de unos 200 gramos por persona para el picoteo de chorizos, panceta, chistorra, morcilla y pinchos morunos, y unos 250 gramos por persona de carne más magra, como chuletas, entrecot, alitas y  muslos de pollo, hamburguesas o costillas.

Paciencia con las brasas. Hacer el fuego es sencillo, pero debemos ser pacientes a la hora de cocinar. Lo idóneo es, que esperemos a que las brasas tengan un punto blanquecino y que no coloquemos la parrilla demasiado cerca de las brasas, de manera que cocinemos poco a poco las carnes y los embutidos.

Ojo con la sal. Para que nos quede la carne jugosa, es importante que la asemos con paciencia y no le demos la vuelta a las piezas hasta que no estén cocinadas por un lado. Además, es clave que no salemos la carne antes de asarla, ya que hace que salgan los jugos quedando seca en su interior. Por lo tanto, mejor que echemos la sal en la parte cocinada, después de darle la vuelta.

El orden es importante. En primer lugar, debemos asar las piezas pequeñas y más grasas que comeremos como entrantes: chorizos, morcilla, pinchos morunos, panceta cortada en lonchas gruesas… También es el momento idóneo para que asemos las guarniciones de verduras, aprovechando que se hacen en cocciones más cortas y, de esta manera, las tendremos listas para el plato principal.

Y cómo truco final y te recomendamos cocinar la carne a temperatura ambiente, te quedará genial, ¡pruébalo es muy “faccile”!

Si quieres más información o ideas para triunfar con tu barbacoa no te olvides de visitar EROSKI Consumer.

Atención: nuestra página utiliza cookies. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Para obtener más información haz click aquí.

Cerrar aviso de cookies