Receta de Tarta Red Velvet con Frosting de Queso

Tarta Red Velvet con Frosting de Queso

Tarta Red Velvet con Frosting de Queso

  • Tipo de plato: Postre
  • Dificultad: Media
  • Tiempo: De 1 a 2 horas
  • Autor: EROSKI

0 valoraciones

16/2/2018

Video receta

Ingredientes para 4 personas

  • Para el bizcocho:
  • 150 g. de harina de trigo
  • 1 huevo L
  • 150 g. de azúcar
  • 60 ml. de aceite de oliva suave
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharada de cacao 100% en polvo
  • 125 ml. de leche entera
  • 1 cucharadita de limón
  • ½ cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de vinagre blanco
  • 1 cucharadita de colorante rojo en gel
  • -
  • Para el frosting de queso:
  • 200 g. de azúcar glas
  • 100 g. de mantequilla
  • 100 g. de queso crema
  • -
  • Para la decoración:
  • Fresas

Cómo se elabora

Para el bizcocho

Vamos a hacer una buttermilk casera, para ello añadimos el limón a la leche y dejamos reposar durante 10 minutos mientras continuamos con la mezcla de los siguientes ingredientes.

En un bol, batimos el huevo hasta que espume un poquito.

Después añadimos el azúcar y seguimos batiendo hasta integrarlo con el huevo y quede la mezcla de un color más clarito.

Añadimos el aceite y batimos. Añadimos el extracto de vainilla para darle un toque avainillado. Batimos un poquito más para repartir por toda la masa.

Ahora introducimos los ingredientes secos: tamizamos con un colador la harina y el cacao. Si añadimos mucho cacao luego la mezcla se teñirá de marrón y no podremos conseguir ese color rojo tan intenso de la tarta Red Velvet. Mezclamos todo para que la harina y el cacao no salgan volando y después batimos hasta integrar los ingredientes y tengamos una masa homogénea.

Ahora ya estará lista la buttermilk. Lo podemos comprobar porque se habrán formado unos grumos en la leche. La añadimos a la mezcla y batimos (no en exceso hasta integrarla). Así conseguimos que el bizcocho quede más jugoso.

No añadir el bicarbonato de sodio directamente, sino que lo vamos a activar echándolo en el vinagre. E inmediatamente echarlo a la mezcla, batimos un poco más.

Añadir el colorante rojo en gel, batimos hasta conseguir un color intenso.

Una vez tenemos la masa lista, engrasamos un molde para horno y echamos la masa que forraremos entero con papel de aluminio (por arriba y por abajo). No debe llegar hasta el borde, hay que llenar hasta la mitad o como mucho ¾ del molde.

Lo metemos en el horno precalentado, pero con la bandeja fría, con calor arriba y abajo a 180ºC durante aproximadamente 50 minutos. (esto depende del horno), para saber que está en su punto, introducir una aguja o un cuchillo en el centro del bizcocho y si sale limpio está listo para sacarlo del horno.

Es importante que las masas que lleven bicarbonato de sodio, no hay que dejarlas reposar mucho tiempo antes de hornear porque perdería las propiedades.

Cuando lo saquemos del horno, quitamos el papel de aluminio y lo dejamos reposar sobre una rejilla. Cuando esté más templado, pasamos un cuchillo por el borde para desmoldarlo mejor.

Si el molde no es desmoldable, hay que darle la vuelta con un plato y otra vez la vuelta.

Cortar la tapa de arriba que se ha quedado más hinchada y reservarla porque luego la vamos a utilizar para decorar la tarta.

El bizcocho es mejor rabanarlo o cortarlo en horizontal cuando está todavía templado. Lo podemos hacer con un cuchillo de sierra o con una lira. Si el molde es alto, nos dará para cortarlo en 3 trozos y si es más ancho y bajo nos dará para sólo 2 trozos cortados en horizontal. Después dejamos que se enfríen por completo.

 

Elaboración del frosting de queso

Ponemos la mantequilla a temperatura ambiente en un bol o vaso de la batidora y batimos a velocidad máxima hasta que quede como una crema y más blanquita.

Tamizamos el azúcar glas y lo añadimos a la mantequilla. Primero mezclamos con la varilla y luego vamos batiendo de menos a más con la varilla hasta integrarlo todo. Tendremos una crema más blanquita y aireada.

Agregamos el queso crema y batimos hasta que nos quede una crema equilibrada y homogénea. Lo metemos en una manga pastelera (opcional con boquilla de estrella, si se quiere hacer formas) y meterlo en el frigorífico un rato para que enfríe antes de rellenar la tarta.

 

Para decorar la tarta Red Velvet

Ponemos en el plato unos puntos de frosting de queso para fijar la primera base del bizcocho.

Ponemos la primera base de bizcocho y encima añadimos el frosting de queso con la manga pastelera siguiendo el dibujo del corazón de fuera hacia dentro. Con una espátula, cuchillo o lengua pastelera la repartimos, no hace falta que esté perfecta.

Ponemos la segunda base del bizcocho y rellenamos de frosting de queso y con la espátula lo repartimos por esta base.

Ponemos la tercera y última base del bizcocho y la cubrimos con frosting de queso. La podemos dejar lisa o hacer unos pequeños surcos con la espátula o un cuchillo.

Lavar la fresas y laminar. Decorar la parte de arriba de la tarta con las fresas haciendo la forma del corazón.

Pasar la manga pastelera por la base del bizcocho dejando el frosting pegado a sus bordes dibujando el corazón.

Desmigar el bizcocho de la tapa de arriba sobrante y decorar la base del plato con la migas rojas.

Otros comentarios

ALEJANDRO MARTINEZ

  Hola, Salen más de 85 gramos de azúcar para cada una de las 4 personas que van a comerse la tarta, sin entrar en la mantequilla que tampoco será poca. Es como tres o cuatro veces más lo recomendable para todo un día. ¿No cabría tener recetas menos “potentes”? Gracias

Atención: nuestra página utiliza cookies. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Para obtener más información haz click aquí.

Cerrar aviso de cookies