Y tú, ¿cómo eliges el vino?

Laura Rodriguez, Directora de Programa MSC en España y Portugal Mares Para Siempre / MSC

Y tú, ¿cómo eliges el vino?

Un vino se puede elegir por su forma de elaboración, por su color, por el tiempo de crianza, por la variedad de uva… Aquí encontrarás las diferencias por cada una de ellas.

Podemos distinguir 5 clasificaciones básicas para categorizar el vino:

  • general o por su forma de elaboración: esta clasificación dividirá entre vinos tranquilos y aquellos que tienen alguna característica especial derivada de su proceso de elaboración.
  • por su contenido en azúcar: según el contenido de azúcar residual del vino (restante de su fermentación) podremos distinguir distintas categorías.
  • por su color: aquí nos encontramos con vinos blancos, rosados y tintos.
  • por su edad: o más bien por el tiempo de crianza que tiene el vino.
  • por la variedad o variedades de uva de la que se obtiene: distinguiremos si el vino se ha elaborado con una sola variedad de uva o, por el contrario, es una mezcla de varias.

La clasificación anterior es bastante amplia y utilizada. Sin embargo, las últimas tendencias, llevan a clasificar los vinos según su estilo sin entrar en diferenciaciones por método de elaboración u otras características: Vinos espumosos, Blancos ligeros, Blancos con cuerpo, Blancos aromáticos, Rosados, Tintos ligeros, Tintos con cuerpo, Vinos especiales: dulces, generosos…

Clasificación general o por su forma de elaboración

Como decíamos esta clasificación diferenciará los vinos entre vinos tranquilos (aquellos que no tienen contenido de CO2 y que suelen ser secos) de aquellos vinos que tienen alguna característica especial derivada de su método de elaboración.

  • Vinos tranquilos
  • Vinos especiales
  • Dulces
  • Generosos y Licorosos
  • Espumosos
  • Derivados vínicos (vinos aromatizados, vermús…)

Clasificación por su contenido en azúcar

Derivado del proceso de fermentación podemos encontrarnos restos de azúcar que no se ha consumido totalmente en dicho proceso (azúcar residual).
Para clasificar los vinos tranquilos por su contenido de azúcar utilizaremos generalmente los siguientes niveles:

  • Muy secos < 1 g/l de azúcar
  • Secos 1-5 g/l de azúcar
  • Semi-secos 5-15 g/l de azúcar
  • Abocados 15-30 g/l de azúcar
  • Dulces 30-120 g/l de azúcar
  • Muy dulces > 120 g/l de azúcar

Para los vinos espumosos existe otra nomenclatura en función del contenido de azúcar del vino y la veremos cuando hablemos de los vinos especiales y, concretamente, de los espumosos.

Clasificación por su color

Esta es la clasificación más sencilla y evidente para todos.

  • Vino blanco
  • Vino rosado
  • Vino tinto

Clasificación por crianza

En este caso distinguiremos los tipos de vino en función de su crianza o tiempos de reposo en bodega.

  • Vinos Jóvenes: son los vinos del año que no han pasado por barrica, sino que su elaboración se realiza en otro tipo de materiales (acero inoxidable, por ejemplo) Por regla general serán vinos que centrarán sus aromas en la gama primaria respetando las características varietales. Estos vinos están pensados para ser consumidos jóvenes por lo que se recomienda ser consumidos 12-24 meses después de su elaboración.
  • Vinos de Crianza: son aquellos vinos que han pasado algún tiempo durante su proceso de elaboración bien en barrica y/o botellas para su envejecimiento o sobre lías. Estos vinos mostrarán aromas varietales pero también aquellos derivados de su crianza entrando ya en gama de aromas secundarios y terciarios. Estos vinos son elaborados con capacidad de envejecimiento y guarda por lo que podrán consumirse entre 3-10 años e incluso más según sus características.
    Cada Denominación de Origen en España tiene normativas diferentes en cuanto a los plazos de tiempo necesarios para categorizar los vinos según sus periodos de crianza. A modo de ejemplo consideraremos la D.O. Rioja como una de las más conocidas y representativas.
    En esta zona nos encontramos con la siguiente clasificación:
    Crianza: vinos con 2 años de crianza de los que al menos 1 ha estado en barrica.
    Reserva: vinos con 3 años de crianza de los que al menos 1 ha estado en barrica y el resto en botella.
    Gran Reserva: vinos con 5 años de crianza de los que al menos 2 son en barrica y el resto en botella.

CLASIFICACIÓN POR VARIEDADES

Esta es una forma particular de clasificar los vinos en función de las uvas que los componen. Fundamentalmente se pueden establecer dos grupos:

  • Monovarietales: utilizan una sola uva para elaborarse.
  • Mezcla de variedades: vinos compuestos por distintas variedades. No debemos confundirnos con el termino francés “coupage” que se refiere a la elaboración de un vino mediante mezcla de varios vinos diferentes elaborados por separado.
Y tú, ¿cómo eliges el vino?

¿Quieres dejar un comentario?Identifícate

TERESA SINEIRO

Muy interesante, muy útil la info para empezar a saber algo de vinos, muchas gracias.

EROSKI hace uso de cookies propias y de terceros. Si acepta expresamente nuestra política de cookies o continúa navegando por distintas páginas, accediendo a diferentes áreas y menús, mediante esa acción afirmativa acepta su instalación y uso. Para obtener más información haz click aquí.

Cerrar aviso de cookies