Producto Local

La dulce historia de Mari Golosa

Sabores y olores que te transportan a momentos únicos, así son los productos 100% artesanos aragoneses de Mari Golosa, que van desde mermeladas hasta cervezas. Su fundadora, Marivi Gallent, nos cuenta la dulce historia de Mari Golosa, y de cómo se puede crecer y seguir siendo artesanal.

¿Cómo se cambia una gran ciudad por un pueblo de menos de 50 habitantes? ¿Cómo fueron los primeros meses?

Hay momentos en la vida en que tienes que parar y coger perspectiva, cuando nos planteamos darle un giro a la nuestra, Lechago nos pareció la mejor opción. Era el pueblo de mi suegro y David tenía allí un montón de amigos de la niñez.
Fue maravilloso instalarse allí y empezar a saborear cada momento, cada pequeña cosa que, en la gran ciudad, movidos por un ritmo de vida vertiginoso, pasaban desapercibidas. La tranquilidad, la paz y el sosiego dieron sus frutos y pusimos en marcha nuestro pequeño obrador de mermeladas artesanas.

Resúmenos la historia y señas de identidad de Mari Golosa.

Al llegar a Lechago no sabíamos que íbamos a hacer, realmente no teníamos un plan reestablecido, simplemente nos íbamos a dejar llevar hasta que encontráramos nuestro medio de vida.
Pusimos un huerto, era lo habitual y nos hizo mucha ilusión. Cuando acabó el verano y quedaban muchas hortalizas por recoger, por miedo a las heladas, decidimos que había que hacer algo para poderlas conservar y pensamos en las mermeladas. Hicimos de tomate, de calabacín, de pimiento… y con la llegada de las moras, también probamos con este fruto rojo, que salíamos a recolectar en bici. Nos quedaron tan chulas que les pusimos unas etiquetas y las subimos al facebook, que era nuestra ventana al exterior. Alguien le dio me gusta y pregunto “¿cuánto valen?” y en ese instante se nos encendió la luz, íbamos a elaborar mermeladas artesanas.
En aquel momento comenzó el camino que nos iba a llevar a conseguir crecer y tener la empresa que hoy es Mari golosa SL.
Hubo un momento de inflexión en el que había que decidir si nos dábamos la oportunidad de crecer o no, y decidimos que sí. Esto supuso cambiar la ubicación y, en 2018 se unieron al equipo mis hermanos (Jose e Inma), creamos la sociedad y nos trasladamos a Rubielos de Mora, que nos aportó el marco ideal para asentarnos y crecer.
Desde aquí hemos abierto nuevas líneas de negocio y nuevos mercados, pero seguimos siendo una empresa familiar que va abriéndose camino sin perder su esencia puramente artesanal.

¿Es posible crecer y seguir fieles a la elaboración artesanal?

Por supuesto, nosotros lo hemos hecho. Hemos pasado de un obrador de 30metros cuadrados a una nave de 500m y seguimos elaborando las mermeladas como siempre, con la perola y la pala, sin utilizar conservantes ni espesantes y con materias primas de primera.

¿Cuál son los últimos productos que habéis lanzado?

Con la pandemia vimos la necesidad de ampliar y llegó nuestra cerveza artesana Mijares, que ya se estaba elaborando en una pequeña fábrica de Rubielos de Mora. Los anteriores propietarios iban cerrar por lo incierto de la situación y nos lanzamos una vez más. Tuvimos que aprender, claro está, a elaborar la cerveza y seis meses después ya estaba incorporada a nuestra nave y ya estábamos elaborando nuestras propias cervezas. Después llego la crema de cacahuete, la miel y las coquetas del horno de Mari golosa.

Los estudios dicen que cada vez tenemos consumidores más responsables medioambientalmente hablando ¿estás de acuerdo?

Si, estamos completamente de acuerdo, la gente se ha dado cuenta de la necesidad de ser sostenible y de cuidar del medio ambiente y eso se refleja en el aumento del consumo de productos naturales.

¿Próximas novedades de La Golosa?

Pues justo ahora estamos acabando de perfilar una gama de productos para el picoteo. Estamos muy ilusionados por como ha quedado y esperamos que tenga la misma aceptación que todo lo demás. Saldrá al mercado el 01 de abril.
Hemos diseñado un expositor de madera para poder tener toda esta gama de más de 12 referencias nuevas que incluyen frutos secos con sabores (wasabi, barbacoa, chili…), crackers con harinas especiales y con especias como la cúrcuma o el pimentón y que son ideales para el picoteo o como acompañamiento de platos y otros snacks como las virutas de patatas y los torreznos.

Comentarios

Comentarios 0

Crea tu cuenta y recibe nuestra newsletter semanal con la actualidad informativa y comercial de EROSKI

¿Te apuntas?
388964