Productos EROSKI de aquí, productos con historias

Laura Rodriguez, Directora de Programa MSC en España y Portugal Mares Para Siempre / MSC

¿Hay productos que son más que productos? El Roncal de Marisa, el Idiazábal de Jon… ¡Qué maravilla! ¡El jamón de Pili…! que le mandaban sus padres desde Teruel y el Mahón de Martí ¡Uff! Desde que se conocieron en la universidad son tantos años y tantas historias… Descúbrelas:

”A ver, la historia empieza hace siglos… estábamos en la universidad y cada uno de su padre y de su madre. El caso es que nos hicimos amigos y acabamos compartiendo piso. Y claro, llegaban unos paquetes de casa, de su pueblo… madre mía, menudo material.

Que si a Martí un queso de Mahón, o el Roncal de Marisa (que sus padres tenían una quesería, eso ayuda). Pili no sé qué contaría en casa, igual es que la veían muy delgada, ya sabes cómo son los de Teruel, el caso es que cada dos meses o así, ¡jamón! Y a mí, pues las cosas de la tierra, bien empaquetaditas, que menuda es mi ama: venga de frascos de bonito, a veces un idiazábal, unos pimientitos de Guernica… Vaya festines, es que se nos caían los lagrimones cada vez que llegaba algo, de no creer.

Luego ya acabamos la carrera y cada uno hizo un poco su vida, aunque seguíamos manteniendo el contacto… Hasta que a los 6 o 7 años, Marisa nos invitó un finde a su casa, en junio o así… solo puso una condición: que cada uno trajésemos un paquetito de esos, de los que nos llegaban al piso, que lo echaba mucho de menos. (A nosotros también, ¿eh?)

Pues dicho y hecho, allí que nos fuimos cada uno con nuestra familia, el que tenía niños con niños y el que que no, pues solo, claro. Pero cada uno con nuestra caja debajo del brazo. Y qué bien lo pasamos, según abríamos las cajas, nos acordábamos de una anécdota… es que ya solo el olor te traía unos recuerdos. Muchas risas, la verdad. Y muchas historias.

A los postres, en plena exaltación de la amistad decidimos que esta comida había que repetirla por lo menos una vez al año. Menos un año que no me acuerdo qué pasó, no hemos fallado nunca. ¿Y quién va a decir que no a eso? Buenos amigos, buenas historias y buena comida. ¿O no?”