Ensalada de verano EROSKI Faccile

Es tiempo de ensaladas

El verano está a la vuelta de la esquina y con él llega el buen tiempo, el calor, la playa… y como no, las ensaladas de verano, frescas, saludables, sabrosas y fáciles de preparar. Por su elevado contenido en agua y otros nutrientes esenciales para nuestro organismo, sacian nuestra hambre y sed de una manera apetitosa, contribuyendo a mantener nuestra piel nutrida e hidratada.

En EROSKI puedes encontrar todos los ingredientes necesarios para preparar tu ensalada, o ¡comprarla ya lista!

Visita nuestra sección de ensaladas del súper online y descubre con EROSKI Faccile como preparar de forma fácil y rápida tu ensalada con productos frescos, sanos, naturales y listos para cocinar.

Diez motivos para incluir ensaladas en el menú de cada día

Con una mezcla armoniosa de vegetales, preferentemente de temporada, el uso comedido de aderezos y aliños y la combinación de ingredientes de distinta particularidad nutricional podemos convertir una simple ensalada en un plato excepcional para nuestro paladar a la vez que nutritivo. La variedad de ingredientes es fundamental para alcanzar el equilibrio nutricional que buscamos. Cuanto más colorido tenga nuestra ensalada, mayor será la garantía del aporte de nutrientes antioxidantes.Ensalada 2

Las ensaladas además de ser apetitosas nos aportan muchos beneficios. A continuación os dejamos diez motivos por los cuales deberíais incluir la ensalada en vuestra dieta.

Hidratan y refrescan. Más del 90% de la composición de las hortalizas, base de las ensaladas, es agua. Comer ensalada es una forma sencilla y rápida de hidratar nuestro cuerpo en los días calurosos.

Dan vitalidad. Los vegetales son una excelente fuente de vitaminas. Estas regulan los múltiples procesos orgánicos de nuestro cuerpo, como el buen funcionamiento de nuestro sistema nervioso.

Depuran el organismo. La acción depurativa, desintoxicante y diurética de las ensaladas se debe al alto contenido de agua, a la riqueza en potasio, al bajo aporte de sodio de los vegetales que las componen y a la presencia de aceites esenciales que dilatan nuestros vasos renales. Por lo tanto, comer ensaladas cada día nos ayuda a eliminar el exceso de líquidos. Los vegetales más diuréticos son el apio, los espárragos frescos, la escarola, la endibia, la cebolla, etc.

Protegen la piel. Los rayos solares son una de las principales causas del envejecimiento de nuestra piel y del desarrollo de melanomas. Las ensaladas variadas nos proporcionan los nutrientes básicos para mantener la piel en perfecto estado. Las hortalizas de llamativos colores (zanahoria, remolacha, pimientos, tomate, col lombarda, lechuga lollo rojo…) nos aportan beta-caroteno que, convertido en vitamina A, renueva nuestra piel y mucosas, vitamina C que mejora nuestra producción de colágeno manteniendo nuestra piel más tersa y con menos arrugas y vitamina E, que evita la aparición de manchas de envejecimiento. Si las acompañamos además de aguacate o frutos secos y las condimentamos con aceite de oliva virgen y germen de trigo, enriqueceremos nuestra ensalada en ácidos grasos insaturados, imprescindibles para mantener una piel estructurada e hidratada.

Regulan la función intestinal. Por la riqueza en fibra de los vegetales, la ensalada resulta laxante, previniendo y mejorando nuestro estreñimiento en caso de tenerlo. Además, la fibra contribuye a reducir nuestro colesterol en sangre y al buen control de la glucemia.

Aportan pocas calorías. Especialmente adecuadas para quienes seguimos una dieta de adelgazamiento siempre y cuando no abusemos de los aliños. Además, comenzar la comida con una ensalada, sacia y reduce nuestro apetito.

Cuidan el corazón. Abundantes en antioxidantes, bloquean la acción dañina de nuestros radicales libres implicados en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y cáncer.Ensaladas de verano

Mejoran la digestión. El ligero amargor de hortalizas como la escarola, el apio, la hierba de los canónigos, la achicoria, la alcachofa, la endibia o el rábano estimula el funcionamiento de nuestra vesícula biliar y de nuestro hígado. Además, los germinados (soja, alfalfa, berro, rábano) y fermentados (chucrut) enriquecen nuestra dieta en enzimas siendo esencial en la digestión de los alimentos.

Previenen la anemia. La falta de hierro o de ácido fólico se relaciona con distintos tipos de anemia. Las verduras de hoja verde -acelga, espinaca, grelos, berros o escarola- son especialmente ricas en clorofila, folatos y hierro, por lo que es bueno incluirlas en nuestra ensalada en caso de anemia. Es aconsejable acompañar el menú con alimentos ricos en vitamina C, como cítricos, kiwi, frutas tropicales, tomate, pimiento…, con el fin de que aprovechemos mejor el hierro vegetal.

Son sabrosas y nutritivas. Hojas de lechugas diversas, escarola, endibias, espinacas, hierba de los canónigos, cebolla, pepino, ajo, zanahoria, remolacha, tomate, espárragos, apio, pimientos, germinados… Cuanta más variedad de hortalizas y verduras incluyamos en nuestra ensalada mayor será la riqueza nutritiva traduciéndose en mayor vitalidad y energía. Como complemento del aliño, la levadura de cerveza, las semillas de sésamo, el germen de trigo u otros productos dietéticos, además de enriquecer en vitaminas y minerales nuestros platos, nos proporcionan agradables sabores.

Existen tantas ensaladas como personas en el mundo

El mundo se divide entre los que prefieren ensaladas con tomate o sin tomate, con o sin cebolla, con o sin zanahoria… Por suerte, hay infinidad de complementos y aliños para que cada uno la personalice como quiera. Os dejamos cuatro ejemplos de ensaladas equilibradas. ¡Esperamos que os gusten!

Ensalada verde. Rápida de preparar, muy nutritiva y perfecta para los más tradicionales. Se pueden mezclar diferentes aceites (oliva, girasol, soja…), distintos vinagres (manzana, jerez, eneldo…), hierbas aromáticas (cebollino, perejil, ajo, orégano, albahaca…) y frutos secos.

Ensalada mixta. Miscelánea de sabores al mezclar vegetales con ingredientes de origen animal (carnes, pescados, huevo, queso, yogur…). Es un plato muy nutritivo, rico en proteínas y bien combinado, se puede convertir en el ejemplo de una cena ligera, pero muy saludable.

Ensalada energética. Combinar los vegetales con arroz, pasta, patata o legumbre es la manera idónea de convertir una ligera ensalada, un plato energético, además de nutritivo. Crudas, partidas en juliana o en trozos pequeños, rehogadas y mezcladas con esmero, dan un toque diferente y jugoso al plato y un sabor original.

Ensalada de frutas. Combinar los sabores vegetales y ligeramente amargos de algunas hortalizas, con el toque dulzón y ácido de las frutas, es un deleite para nuestros sentidos.

Puedes encontrar todos los ingredientes necesarios para preparar tu ensalada en nuestro súper online y ahora además si no tienes tiempo ¡te las damos hechas! Descubre con EROSKI Faccile como preparar de forma fácil y rápida tu ensalada con productos frescos, sanos, naturales y listos para cocinar.

¿Y para ti cómo es la ensalada perfecta?

Visita nuestras recetas aquí

Atención: nuestra página utiliza cookies. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Para obtener más información haz click aquí.

Cerrar aviso de cookies