Salud

Productos EROSKI, 100% Libres de grasa de palma

El aceite de palma es un ingrediente habitual en muchos de los productos más consumidos. Tiene un bajo coste y aporta una gran cremosidad y consistencia, por lo que es fácil encontrarlo en helados, salsas, margarinas, galletas, bollería, pizzas, chocolates, aperitivos dulces y salados, platos preparados, etc.

A diferencia de otros aceites de origen vegetal, el de palma contiene una elevada cantidad de ácidos grasos saturados: casi el 50%, frente al 16% del aceite de oliva. Y una dieta rica en grasas saturadas está relacionada con enfermedades cardiovasculares.

Por otro lado, el monocultivo de la palma para la obtención de la grasa de palma también puede afectar al medio ambiente. En ocasiones su monocultivo intensivo se realiza sin ningún control ni medidas para el cuidado del entorno, provocando deforestación y pérdida de biodiversidad como ocurre en países como Indonesia o Malasia.

Con el claro compromiso de eliminar la grasa de palma, en EROSKI empezamos a trabajar en 2017 con el objetivo de reemplazar Un paso más para facilitarte una alimentación saludable este aceite para conseguir productos más saludables, sin renunciar al sabor y, por supuesto, al mejor precio. Un proceso complejo, que hace más de cuatro años representaba una idea totalmente novedosa, tanto para los fabricantes como para los consumidores.

Para sustituir la grasa de palma, hemos trabajado de forma conjunta con todos los fabricantes que elaboran nuestros productos y con los proveedores que aportan las materias primas para las cremas, margarinas, hojaldres, natas, coberturas de chocolate, etc. En total, más de 100 personas han sumado esfuerzos en este proyecto que, de manera pionera, hemos culminado con éxito.

El reto ha sido lograr productos igual de jugosos, esponjosos y tiernos, pero más saludables. A lo largo de todo este tiempo hemos hecho innumerables pruebas con varias grasas e ingredientes en distintas proporciones a través de ensayos y severas catas. Un intenso trabajo, realizado codo con codo por los técnicos de EROSKI y los equipos de I+D, Calidad y Producción de nuestros proveedores.

Después de valorar los resultados, en la mayoría de nuestros productos elegimos el aceite de girasol alto oleico como sustituto. Este da una esponjosidad y textura muy similar al de palma, reduciendo la cantidad de grasa saturada desde el 50% hasta el 13% y consiguiendo como resultado un producto similar en textura, pero más saludable.

Otro de los retos de este proyecto ha sido lograr este cambio manteniendo el buen precio. El aceite de palma destaca por su bajo coste y sustituirlo por alternativas más saludables ha sido posible gracias a la apuesta realizada por nuestros proveedores, que han colaborado para optimizar sus procesos e impulsar la compra conjunta de materias primas, reduciendo así el coste de la sustitución.

Ha sido una interesante experiencia para todos los participantes, con la satisfacción de haber logrado eliminar la grasa de palma de nuestros productos y facilitar, a través del aprendizaje obtenido por los fabricantes, que otros sigan el mismo camino.

Comentarios

Comentarios 0

Crea tu cuenta y recibe nuestra newsletter semanal con la actualidad informativa y comercial de EROSKI

¿Te apuntas?
362970