Receta de Cordero lacado con puré de piña

Cordero lacado con puré de piña

Cordero lacado con puré de piña

  • Tipo de plato: Segundo plato
  • Dificultad: Media
  • Tiempo: De 1 a 2 horas
  • Marca: EROSKI Natur
  • Autor: EROSKI

0 valoraciones

25/10/2018

Ingredientes para 4 personas

  • Un costillar de cordero Eroski Natur
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 2 tomates
  • 1 zanahoria
  • 50 gr de miel EROSKI Seleqtia
  • 50 ml de vino tinto crianza Rioja Alavesa
  • 15 ml de vinagre de vino tinto de calidad
  • 20 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta.

Cómo se elabora

En primer lugar preparamos la salsa de acompañamiento:

Pelamos y cortamos en juliana la cebolla, el puerro y la zanahoria. Los tomates lavamos, troceamos y salteamos todas las verduras juntas a la vez en un cazo alto con un par de cucharadas de aceite de oliva virgen.

Cuando la verdura esté blandita, añadimos el vino tinto, salpimentamos y dejamos cocer durante 30 minutos a fuego medio a continuación agregamos la miel, el vinagre, removemos y que se cocine el conjunto unos tres minutos dejamos cocer cinco minutos. Colamos la salsa y ligamos con un poco de mantequilla.

 

Para el costillar asado:

Limpiamos el costillar de cordero eliminando la carne que sobra sobre las costillas, la capa de grasa y el hueso del espinazo con ayuda de un machete. Cortamos la carne que queda entre las costillas con un cuchillo afilado y fino, y las raspamos para que queden limpias de carne. Partimos el costillar en tres partes para poder saltearlo más fácilmente. Reservamos los restos de huesos y carne.

Se unta con aceite de oliva y, en una cazuela o sartén amplia, se dora la superficie. Después, se forra la zona de los huesos con papel de aluminio e introducimos en el horno, en una placa pintada con aceite y dejamos que se asen durante 10 minutos. Servimos recién sacados del horno cubriéndolos con la salsa y con una guarnición de compota de piña y pera.

 

Para elaborar la compota de piña y pera:

Pelamos y troceamos la piña, la pera y  en un cazo, con una cucharada de azúcar y dos de agua, se cocina a fuego suave durante una hora (removiendo de vez en cuando para que no se pegue), hasta que se forme una suave compota. Un poco de pimienta, sal y un hilito de aceite de oliva le darán un toque más alegre.