baleares

Los productos locales son importantes porque mantienen nuestras raíces y porque son garantía de calidad y respeto por el entorno social y económico de cada región. En las Islas Baleares ponemos a disposición de nuestros socios/clientes 1.324 productos de origen balear fruto de la colaboración con 153 proveedores baleares.

 

Además, con el compromiso de EROSKI por los productos de aquí, revivimos las historias que guardamos en nuestra memoria, como la de Martí y su emocionante viaje con un queso de Mahón bajo el brazo.

La historia de:

“Martí y el queso de Mahón”

“Me fui de Menorca con una maleta y un queso de Mahón envuelto en papel de periódico hace casi 40 años. En el barco, saqué el queso para el almuerzo y aproveché el momento para entablar conversación con una chica que leía en el asiento de al lado. Compartí el queso con ella. Fue algo instintivo. Cuando tienes algo tan rico, tienes que compartirlo. Así era antes y así sigue siendo ahora. Por muchos años que pasen, sigo compartiendo el queso de mi isla.”

Martí, Menorca

“El olor del queso de Mahón es el olor de las manos de mi abuelo. En Menorca se hacían buenos quesos, pero los de mi abuelo eran los mejores. Venían incluso de otras islas a comprárselos.”

Juan, Menorca

“El queso de Mahón es parte de nuestras vidas, no puedo olerlo y comerlo sin recordar a mi abuelo y a mi madre con el foggaser dándole forma. Son imágenes que tengo grabadas y que siempre me hacen sonreír.”

Marc, Menorca

500 queso maho
500 x 62216-tomate

TOMATE DE RAMALLET

“El hilado de tomates de Ramallet es uno de los recuerdos infantiles más vivos que tengo. Mi madre y mi abuela me dejaban estar con ellas y ayudarles hasta que acabábamos, fuese la hora que fuese. Me encantaba hilar los tomates mientras escuchaba conversaciones de mayores.”

Laura, Mallorca

“Cuando me fui a estudiar a Madrid, me sorprendió que allí no se colgasen los tomates como en Mallorca, y tampoco saben igual.”

Julia, Mallorca

PAN PAYÉS

“Mi abuela Eulalia se montaba en la bici y llevaba cada día la masa madre a cocer a un horno que había por allí. Cuando apareció la levadura moderna, el pan no era el mismo, tenía mucho más volumen, y se desbordaba del cesto, por eso, la horneadora le quería cobrar el doble.”

Cati Zornoza, Menorca

450 x 16684730_2
600x3398328_3398302_3398344

LECHE LOCAL

“Mis abuelos maternos, son como héroes para mí. Recuerdo perfectamente la leche y el queso que de cría comíamos en casa. Ellos fueron pioneros en la producción y exportación de leche y queso de Menorca.”

Cati Zornoza, Menorca

“Me acuerdo que de pequeña me mandaban a por leche a mí sola. Tenía unos seis años. Eso era toda una proeza. Iba con una lechera, un recipiente metálico, y una moneda. Iba feliz. Al llegar a casa, mi madre hervía la leche como unas tres veces y después la colaba, para quitarle la nata.”

Azahara Moyano, Mahón, residente en Barcelona

“Llegó un día en que ya no hacía falta una lechera, nos daban la leche en botella de vidrio que, por supuesto, reutilizábamos. Llevabas el casco vacío y te daban 20 pesetas. Con ese dinero yo siempre me compraba algún regalito. Y el sabor de la leche “coinga” era como muy de verdad, distinto. La leche local es un regalo. Es leche de verdad.“

Azahara Moyano, Mahón, residente en Barcelona

TERNERA D.O. BALEAR

“La mejor carne la tomábamos de “Ses Tanques”. Era la mejor porque allí cuidamos mucho las vacas. Era carne autóctona, carne de nuestras vacas.”

Azahara Moyano, Mahón, residente en Barcelona

“¿La carne? Siempre de aquí. “Carne que no haya conocido barco”, eso decía mi abuelo. ¡Y qué razón tenía! La mejor la ternera balear, sin duda.”

Antonio, Baleares

600 x 12008140_Filete_ternera_1ªa_bandeja
450x10513851_2

QUELITAS

“Cada vez que es el cumpleaños de una de mis hijas compro quelitas, porque quiero que mis hijas, aunque sean gallegas, tengan la misma relación con estas galletas que yo de niño. Crecí con ellas en mi querida isla, siempre han estado en todas mis celebraciones, en todos mis momentos felices. Y quiero lo mismo para ellas. Además, les encantan.”

Jaime, Mallorca

SOBRASADA

“El mejor bocadillo de la historia es el bocadillo de sobrasada. Tiene un sabor que no olvidaré nunca. Cuando vuelvo a mi isla, la primera parada que hago es en el bar de Juan, para comerme un bocadillo de sobrasada, yo sola, y ya todo me parece mejor.”

Catalina, Mallorca

“Para mí la sobrasada es olor a infancia, a aquellos bocadillos que nos preparaban cuando volvíamos del colegio. Yo hago lo mismo con mis hijos, y, junto con el de chocolate, es su preferido.”

Alberto, Mallorca

“Cada vez que voy a ver a mi familia, ahora en Barcelona, la primera pregunta al verme no es: ¿qué tal estás? o ¿y el trabajo? ¡Qué va! La primera pregunta siempre es: ¿has traído sobrasada?, ¿y queso de Mahón?”

Josefa, Mallorca

“Esos desayunos con mis hermanos, peleándonos por quién se comía la última ensaimada… No puedo evitar emocionarme cuando veo a mis hijos hacer exactamente lo mismo.”

Meli, Mallorca

SOPA MALLORQUINA

“Recuerdo que cuando estaba enferma, mi madre me preparaba sopa mallorquina. Ella decía que me haría sentir mejor. ¡Y realmente lo conseguía! Yo hago lo mismo con mis hijas. Es un auténtico reconstituyente.”

Zaira, Mallorca

Te invitamos a descubrir historias personales, historias contadas por sus protagonistas relacionadas con productos locales. Haz clic en tu comunidad y vuelve a disfrutar con los olores y sabores de siempre.

balearesbalearesbalearesbaleares
balearesbalearesbaleares